Manifiesto

Os entrego mi ojo luminoso
Os doy mi cálido corazón
Porque el drama que vivo
Forma parte del vuestro
Frente a mis opresores me detuve
Descalzo. Desnudo. Huérfano
Con la sangre en las manos
Sin bajar mis banderas
Y defendí la yerba de las tumbas
De mis antepasados
Os invoco
Os estrecho las manos
Tawfiq Zayyad
(Fragmento de Os estrecho las manos)

Porque la historia moderna arroja a borbotones ríos de sangre de pueblos entero esquilmados solamente por la avaricia, la codicia y el impudor de los imperios coloniales repartidos por todo el mundo.
Porque esa misma historia nos demuestra que a cada latigazo incrustado en las espaldas de los pueblos, se opone la firmeza y el coraje inquebrantable de los seres humanos.

Porque con cada nueva generación inhumanamente postergada, penetra una daga vehemente en los corazones de los pueblos dignos de la tierra.

Y porque simplemente NO aceptaremos jamás su orden, sus imposiciones, ni su falsa verdad, es que hemos escuchado el llamado de lucha y solidaridad internacional entre los pueblos, recogiendo la bandera de la moral y levantando nuestra voz y nuestro puño en el apoyo irrestricto a la dignidad de todo un pueblo, que desde hace décadas, se encuentra en el primer frente de batalla contra el imperialismo y sus lacayos: por todo ello nuestra solidaridad eterna con el pueblo palestino.

Pueblo que durante décadas ha demostrado que los brazos no deben bajarse nunca, que la lucha no debe abandonarse pese a todos los costos, todas las derrotas, todos los desaciertos. Que la lucha debe llegar necesariamente a la victoria.

Pueblo que se enfrenta en primera línea a los guardianes del capital, pueblo que ha resistido a las peores arremetidas del imperialismo y sionismo, que ha sufrido explotación, muertes, usurpación y miseria.

Pero por sobre todo, un pueblo que nos demuestra que el imperialismo no es invencible, que con una lucha digna y decidida, con la voluntad de defender lo propio, es posible levantar nuestras banderas de libertad y justicia.

El pueblo palestino es hoy emblema de la lucha mundial.

Y sabemos que nuestro principal apoyo para dicho pueblo es luchar en Chile, para que logremos que este sea un país que esté más temprano que tarde, alineado con los países que hoy defienden los intereses de las grandes mayorías, que son declarados enemigos del imperialismo y principales apoyos de las luchas de resistencia.

Pero también sabemos que debemos desde hoy apoyar directamente a este pueblo, y contribuir a forjar los lazos de solidaridad entre nosotros, ejercer desde hoy el internacionalismo que debe ser necesariamente un pilar central de toda lucha.

Porque estamos convencidos que la solidaridad entre los pueblos nos hará fuertes.

Os Invoco
Os estrecho las manos.