El secretario general de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasralá, ha afirmado, con respecto a las nuevas sanciones estadounidenses contra Hezbolá, que no tendrán ningún impacto material o financiero en el partido, y mucho menos en sus dirigentes, porque ninguno de ellos tiene cuentas ni intereses en EEUU o el extranjero. Se trata de una guerra contra Hezbolá por medios económicos, que está condenada al fracaso.

He aquí los principales puntos de su discuso:

En este día de la liberación del Líbano en el año 2000, fue dado un paso crucial e histórico para la Ummah, en términos de lucha por la libertad y la dignidad, un período donde se aprendieron lecciones y dónde vimos que podíamos construir el futuro.

En este día de conmemoración de la victoria de la resistencia en el Líbano contra la ocupación israelí, es ante todo necesario agradecer al Misericordioso porque gracias a Él y Su poder, esta victoria tuvo lugar. Sí, es Dios quien nos ha ofrecido esta victoria. En segundo lugar, debemos agradecer a todos los muyahidines, a todas las facciones de la resistencia, a los mártires y los comandantes mártires y a otros muchos que ofrecieron su sangre, su vida y su juventud. Es aconsejable recordar sus nombres y contemplar sus retratos.

Debemos agradecer a los heridos, a los detenidos, al Ejército libanés, a las fuerzas libanesas, a las facciones de la resistencia palestina…

Además, debemos agradecer a dos actores regionales: Siria e Irán, que ayudaron al Líbano mientras el mundo se contentaba con mirar sin inmutarse los asaltos diarios de la entidad sionista.

Hoy, gracias a esta liberación, todo el Sur del Líbano disfruta de una libertad con dignidad.

Esta victoria tuvo lugar cuando la ecuación de fuerzas era desigual. El enemigo era superior en calidad y cantidad. Las capacidades defensivas de la resistencia eran muy modestas, en números y armas. Pero es precisamente en este punto que podemos aprender lecciones. A pesar de nuestras capacidades modestas, hemos derrotado al enemigo. Como dije en nuestras reuniones privadas, si el enemigo atacaba uno de nuestros sitios, teníamos que reunir las armas de todo el resto para poder enfrentar esta agresión.

Pero aun así … esta victoria fue merecida, y esto es a lo que nuestro eslogan alude este año. Es una victoria que merecéis … y por una buena razón. Dios nos otorgó esta victoria porque este pueblo era digno de merecerla.

Dios no da libremente, no puede ofrecer algo tan digno y tan glorioso y tan noble si no hubiera en este pueblo tanta nobleza, determinación, coraje y voluntad de sacrificio. Esta victoria se logró porque la gente cumplió con las condiciones de la misma que están inscritas en el Corán … Debido a que estabais listos para asumir vuestras responsabilidades, para soportar las dificultades, y demostrasteis paciencia y perseverancia, fuisteis bendecidos con esta victoria, al contrario que el enemigo, que sufrió una dolorosa derrota hasta el punto de que dejó atrás abandonados a sus agentes.

E incluso tras esta victoria, demostrasteis humildad, respetasteis a las familias de estos agentes que masacraron a vuestras familias, que os persiguieron durante años, y durante la guerra de Julio (de 2006), nuevamente asumisteis vuestras responsabilidades al enfrentaros al enemigo, al no inclinaros. Habéis demostrado vuestro apego a la resistencia y el día después de esta victoria contra el enemigo, cuando vuestras casas habían sido destruidas y arrasadas, regresasteis a vuestros hogares con tiendas de campaña para mostrar vuestra vinculación a vuestra tierra y vuestro país.

Y así, la gente de la resistencia se hizo digna de esta victoria y hasta el día de hoy demostráis vuestra lealtad a la resistencia, como se ha demostrado durante las últimas elecciones legislativas, cuyos resultados fueron recibidos con desmayo por EEUU y sus aliados.

Esa es nuestra fortaleza y nuestro poder desde 1988 hasta hoy.

Las sanciones de EEUU

Recientemente, EEUU ha incluido los nombres de varios altos responsables de la resistencia, incluido el mío, en su lista del terrorismo. Esto no conlleva ningún percance material o financiero para el partido, puesto que nadie de nosotros dispone de sumas en cuentas bancarias en EEUU o el extranjero. Se trata, pues, de una medida psicológica que busca distanciar a la gente de nosotros y ejercer una presión psicológica.

EEUU ha incluido en esta lista a compañías privadas y hombres de negocios que no tienen nada que ver con la resistencia, con el fin de dañar sus intereses, y amenaza con bloquear sus cuentas en ese país.

Es necesario que el Estado libanés proteja los intereses de estas personas, que son ciudadanos del Líbano. Estas sanciones no cesarán puesto que se trata de una política y de un proceso llevado a cabo por EEUU y sus aliados para vengarse de todos aquellos que apoyan a la resistencia por patriotismo. Estas sanciones buscan también dañar la fuerza de la diaspora libanesa en el extranjero y, de este modo, el Estado libanés debe proteger a estas personas, que son sus ciudadanos.

En este tema, hay unos objetivos que EEUU quiere lograr y que hace falta conocer para impedir su realización:

1 – Presionar politica y psicológicamente al entorno que apoya a la resistencia. EEUU no ocultado su cólera por los resultados de las legislativas, que significaron una victoria de la resistencia y sus aliados.

2 – Disuadir a los amigos y aliados de la resistencia de tener contactos con Hezbolá.

3 – Intentar cortar las fuentes de financiación de la resistencia, lo cual no es nuevo porque llevan intentando hacerlo desde los años noventa. De hecho, Irán ha sufrido presiones debidas a su apoyo a la resistencia  y entre las doce exigencias de EEUU a Irán está el de cesar su apoyo a las fuerzas de la resistencia. EEUU quiere un Irán sumiso a la imagen de los países árabes del Golfo Pérsico. Cuando los responsables norteamericanos quieren pedirles dinero u otras cosas, hacen caer a tal o cual principe y lo reemplazan por otro que les convenga más y le dictan sus directrices.

4 – Presionar a aquellos que hacen donaciones de la resistencia, a las familias de los mártires o a las instituciones sociales de Hezbolá.

Dicho de otro modo, estas sanciones y esta lista no son más que un nuevo episodio de la batalla contra el proyecto norteamericano-sionista en la región. Debemos comprender a nuestro enemigo y tener conciencia de que este tema forma parte de nuestro enfrentamiento, al igual que los combates en el frente. Cuando una resistencia lucha contra la ocupación israelí desde 1982, cuando Israel, que es la principal base de EEUU en la región, sufre derrotas tan aplastantes bajo los golpes de esta resistencia, cuando esta resistencia logra cambiar las ecuaciones en la región en su favor y provocar grandes cambios en la misma como los que han tenido lugar en Siria, cuando nos convertimos en una fuerza que logra rechazar la hegemonía de EEUU en la región, cuando logramos preservar la soberanía e independencia del Líbano, cuando impedimos el enemigo israelí tomar una parcela de nuestro territorio y beber una sola gota de nuestra agua, entonces es normal que este enemigo considère a esta fuerza como una amenaza e intente por todo los medios asesinar a sus dirigentes, desencadenar guerras contra nosotros e intentar asediarnos económicamente por medio de las sanciones.

Aquellos que sufren estas sanciones y que se ven afectados por esta guerra economica, como algunas compañías y hombres de negocios, deben saber que están llevando a cabo la misma lucha y ofreciendo los mismos sacrificios que los combatientes en el frente. Se trata de la misma batalla pero con diferentes medios.

En este enfrentamiento, lo esencial es saber cómo impedir que los objetivos del enemigo se realicen. Su objetivo es el de dañar la voluntad y la determinación de nuestro pueblo y de todos aquellos que apoyan a la resistencia. Sin embargo esta voluntad y esta determinación ha sido puestas a prueba en varias ocasiones y el resultado ha sido siempre nuestra victoria.

De este modo, esta política está condenada al fracaso.

Hay que señalar aquí un punto interesante. La visión del mundo y del ser humano que vale ante los ojos de los dirigentes norteamericanos está basada en el dinero. Todo lo definen en términos económicos. No toman en consideración la doctrina, la ideología o la motivación de la gente. Ellos no nos definen como una resistencia nacional e ideológica, sino como unos mercenarios que trabajan por cuenta de Irán. Esto es como consideran a sus propios aliados, como unos mercenarios a sueldo para hacer sus guerras.

Esto es un error. Mirad a Palestina. Es un pueblo que defiende una causa y que está dispuesto a pagar el precio más elevado, en vidas y en bienes. Está dispuesto a vivir las peores condiciones, privado de agua y electricidad, de alimentos y de medicamentos. Pero a pesar de eso nadie le ha podido doblegar.

Ellos no son conscientes de que nada puede quebrar la voluntad de un pueblo.

Incluso el aislamiento regional que EEUU intenta provocar en relación a la resistencia se ha saldado con un fracaso. Ellos han montado todo un escenario con respecto a la supuesta relación de Hezbolá con el Frente Polisario (una organización que lucha por la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental. N. del T.). Marruecos ha enviado a su ministro de Exteriores a Irán para exhortar a este país a plantear este tema con Hezbolá. Este ministro no presentó ninguna prueba, ningún documento, ninguna imagen de satélite sobre las supuestas bases de entrenamiento de Hezbolá para los militantes del Polisario.

Nosotros no tenemos ninguna relación ni contactos con el Polisario,  ni siquiera ninguna relación con Marruecos, que rompió sus relaciones con Irán.

Sin embargo, a pesar de las sanciones, las presiones y las guerras esta resistencia es más potente ahora que nunca antes, tanto en términos cualitativos como cuantitativos. La nueva generación que nació en los años noventa, ha hecho la guerra en Siria, impidiendo allí la victoria de los mercenarios a sueldo de EEUU. En este sentido, quiero felicitar a Siria y sus aliados por la liberación total de la provincia de Damasco de los grupos terroristas.

El Líbano

Algunos han pretendido que la inclusión de los dirigentes de Hezbolá en esta lista norteamericana del terrorismo paralizaría la formación del gobierno libanés. Se trata, sin embargo, de un gran error, puesto que estamos en el gobierno desde los años noventa, cuando estámanos ya como organización en esta lista. Aquellos que pretenden que Hezbolá tiene prisa por formar un gobierno debido a estas sanciones se equivocan también, puesto que estamos en una posición excelente en comparación con 2007.

Ciertamente, queremos formar un gobierno rápidamente en interés del pueblo. Algunos dicen que hay complicaciones puesto que todos los bloques parlamentarios exigen carteras ministeriales importantes.

Lo que queremos es un gobierno responsable, serio, trabajador y que pueda representar a todos los bloques parlamentarios y fuerzas políticas. También queremos que estas fuerzas aporten sus programas electorales a fin de que sean fieles a las promesas que realizaron a sus electores durante sus campañas.

He leído todos los programas electorales y puedo confirmar que existen muchos puntos en común en ellos como la descentralización administrativa, la lucha contra el desempleo, el desarrollo de las regiones y la lucha contra la corrupción.

En lo que nosotros respecta, insistimos en la creación de un ministerio de planificación. Nosotros no pedimos carteras ministeriales importantes. Ciertamente los shiíes, según la Constitución, tienen derecho a un ministerio soberano. Hemos dejado esta cuestión en manos del Movimiento Amal.

Otro de los puntos de nuestra campaña fue la lucha contra la corrupción y el fin de los gastos públicos extravagantes. Insisto que Hezbolá asumirá la responsabilidad de llevar esto adelante y todos nuestros diputados y nuestros ministros tendrán esta misión.

Vamos a comenzar nuestras consultas con nuestros amigos y aliados y, dado que todo el mundo es unánime en esta cuestión, es necesario cooperar con todos. No es una batalla solo de Hezbola sino una batalla nacional.

Sabed que no hemos ofrecido sacrificios y nuestra sangre para que nuestro país se hunda ahora debido a la corrupción y, así pues, se trata para nosotros de una batalla estratégica y vamos a ir hasta el fin en ella.

Source: Al Manar

Categories: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *