El Consejo Ejecutivo de la Unesco adoptó hoy por primera vez en nueve años una decisión de consenso sobre Palestina, cuyo contenido, con diferentes condenas a Israel, será sometido a la aprobación final del pleno el próximo día 17.

“Celebro el espíritu de diálogo y responsabilidad que ha permitido alcanzar una decisión consensuada en los debates sobre Oriente Medio”, indicó en un comunicado la directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Audrey Azoulay.

El resultado “atestigua la voluntad de las partes de trabajar juntas, incluso en los asuntos más delicados”, señaló en la nota, en la que agradeció particularmente el trabajo de los representantes de las delegaciones palestina, israelí, jordana, estadounidense y de la Unión Europea (UE).

Este cambio de tendencia coincide con la llegada al cargo de Azoulay en noviembre pasado y con el trabajo de mediación entre las partes que ha efectuado la sucesora de la búlgara Irina Bokova, que había estado al frente del organismo desde 2009.

La decisión aprobada hoy, bajo el título “Palestina ocupada”, decide incluir este debate en la sesión 205, el próximo octubre, e invita a Azoulay a presentar un informe de seguimiento.

En su anexo se lamenta que “las autoridades de ocupación israelíes no hayan puesto fin a las persistentes excavaciones, construcciones de túneles, obras y proyectos en Jerusalén oriental” y se reitera “la necesidad urgente de llevar a cabo la misión de monitoreo reactivo” en la ciudad vieja de Jerusalén y sus murallas.

Se deplora “los acontecimientos militares que se están produciendo en los alrededores de la Franja de Gaza” y el “constante cierre” de esa zona por Israel, además de tachar de ilegales las obras en curso de carreteras privadas para colonos y de un muro en el casco antiguo de Hebrón.

“El retorno de este clima constructivo es una primera etapa necesaria para que la Unesco pueda trabajar con serenidad en sus ámbitos de competencia: la educación, las ciencias y la cultura”, destacó Azoulay, exministra de Cultura francesa.

El Consejo Ejecutivo, uno de los tres órganos constitucionales de la Unesco, junto con la Conferencia General y el Secretariado, inició su 204 sesión el 4 de abril y la finalizará el día 17.

Está compuesto por 58 Estados miembros elegidos cada uno para un mandato de cuatro años y, entre sus funciones, figura estudiar el programa de trabajo de la organización y las previsiones presupuestarias que le somete la directora general.

La Unesco ha sido objeto de críticas recientes que consideran que está excesivamente politizada, un reproche acentuado por la inclusión de Palestina en 2011 como miembro y que el pasado octubre provocó el abandono estadounidense e israelí, que se hará efectivo este 31 de diciembre.

Este lunes, en su discurso de apertura del pleno del Consejo, Azoulay recalcó su intención de efectuar una reorganización estratégica de la misma con el objetivo de poder mantener su impacto.

Fuente: Efe

 

Categories: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *