ONU da el primer paso para poner fin a la impunidad de Israel

Funcionarios de la ONU finalmente se están moviendo para responsabilizar a Israel por violar el derecho internacional, a pesar de que se enfrentan a la feroz resistencia por parte de Israel y sus aliados.

 

Una lista de empresas que hacen negocios con los asentamientos ilegales de Israel impulsaría el movimiento mundial en favor de los derechos de los palestinos. Ryan Rodrick ActiveStills Beiler

Funcionarios de la ONU finalmente se están moviendo para responsabilizar a Israel por violar el derecho internacional, a pesar de que se enfrentan a la feroz resistencia por parte de Israel y sus aliados.

“Después de décadas de despojo palestino y ocupación militar y apartheid israelí, las Naciones Unidas han dado su primer paso concreto y práctico para asegurar la rendición de cuentas por las continuas violaciones israelíes de los derechos humanos palestinos”, señaló Omar Barghouti, fundador del Movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones. (BDS). “Los palestinos acogen con agrado este paso”.

El miércoles, el diario israelí Haaretz informó que la oficina de derechos humanos de la ONU comenzó a enviar cartas a unas 150 compañías de todo el mundo advirtiéndoles que podrían agregarse a una base de datos de empresas que realizan negocios con asentamientos israelíes en Cisjordania ocupada, incluida Jerusalén oriental.

Esta semana Nickolay Mladenov, la máxima autoridad política de la ONU en Jerusalén, explicó al Consejo de Seguridad de la ONU que “las actividades de asentamiento ilegal de Israel han continuado a un ritmo elevado”, en flagrante violación de las resoluciones de la ONU.

Existe un creciente consenso jurídico que el derecho internacional obliga a los gobiernos a prohibir todo comercio con los asentamientos.

“Esto podría convertirse en una bola de nieve”

Las autoridades israelíes han admitido que muchas firmas, aunque no proporcionaron nombres,  ya respondieron a las cartas asegurando a la oficina de derechos humanos de la ONU que no renovarán sus contratos en Israel ni buscarán otros nuevos.

“Estas empresas simplemente no pueden hacer la distinción entre Israel y los asentamientos y están terminando sus operaciones por completo”, señaló un alto funcionario israelí a Haaretz. “Las empresas extranjeras no invertirán en algo que podría acarrearles problemas políticos, esto podría convertirse en una bola de nieve”.

El alto funcionario israelí confirmó lo que un alto diplomático de la UE había informado a sus colegas en Bruselas.

En un memorándum de junio escrito cuando era embajador de la UE en Tel Aviv, Lars Faaborg-Andersen, admitió que la UE no tenía una manera confiable de distinguir las exportaciones de los asentamientos de otras mercancías israelíes.

Los comentarios del funcionario israelí también hacen eco de las conclusiones de un informe secreto de dos influyentes grupos de lobby israelí que The Intifada Electrónica filtró a principios de este año.

El informe, aprobado por el gobierno israelí, llegó a la conclusión de que la mayoría de los “daños colaterales” causados ​​a Israel por el movimiento BDS es el resultado de un creciente “boicot silencioso”, grupos, individuos y empresas toman decisiones no declaradas para abstenerse de comprometerse con Israel, ya sea por su apoyo a los derechos de los palestinos, o simplemente para “evitar críticas y problemas innecesarios”.

Nombres familiares

El mes pasado, The Washington Post nombró a algunas de las compañías estadounidenses advertidas por la ONU de que podrían aparecer en la base de datos.

Incluyen nombres familiares como CaterpillarTripAdvisor, Priceline.com y Airbnb.

Según Haaretz, cerca de 30 de las 150 empresas son estadounidenses, mientras que otras son de Alemania, Corea del Sur y Noruega.

The Washington Post también destacó la fuerte oposición estadounidense a la base de datos, cuya creación fue ordenada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el año pasado. Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, ha calificado la base de datos de “vergonzosa” e indicó que su país está considerando retirarse del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Israel ha creado un grupo de trabajo gubernamental para intentar frustrar la lista, pero según Haaretz, la mayoría de los funcionarios involucrados en este esfuerzo, creen que la publicación de la base de datos en diciembre es “inevitable”.

Con la lista a la vista, los legisladores estadounidenses han propuesto una legislación, la Ley Anti-Boicot a Israel, que podría imponer duras multas y penas de prisión a las empresas y su personal que participan en un boicot a Israel y a sus asentamientos, por considerar que son alentados por una organización internacional.

La “desesperación” de Israel

La intensidad de la presión de Estados Unidos, y la larga historia de la llamada comunidad internacional a favor de Israel,  significa que no se puede dar por sentado que los funcionarios de la ONU no volverán a claudicar.

Hace dos años, el entonces Secretario General de la ONU, Ban Ki-mooncedió ante la presión israelí y estadounidense y retiró a Israel de una lista de la ONU de graves violaciones de los derechos del niño.

En marzo, el sucesor de Ban, Antonio Guterres, se inclinó ante la presión estadounidense y suprimió un informeque concluía que Israel practica el apartheid contra los palestinos.

Una de las conclusiones de este informe es que la investigación y los análisis jurídicos de los órganos de las Naciones Unidas, como el Centro de las Naciones Unidas contra el Apartheid,  constituyen recursos importantes para los activistas de la sociedad civil en sus esfuerzos encaminados a “legitimar el boicot, las desinversiones y las sanciones y contribuir a la formación global de un movimiento transnacional contra el apartheid en Sudáfrica”.

El informe instó a un enfoque similar para acabar con el apartheid israelí. El veterano activista, Adri Nieuwhof, recientemente escribió para The Electronic Intifada que los registros de la ONU de las empresas, atletas y artistas cómplices del apartheid sudafricano dieron un gran impulso a la campaña de solidaridad internacional.

“El hecho de que Israel quiera dividir la prevista base de datos es un signo de desesperación”, escribió Nieuwhof. “Israel ya es un estado paria en las mentes de la gente común en todo el mundo. Si los crímenes de Israel no cesan, su aislamiento crecerá”.

“Esperamos que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se mantenga firme y publique su lista completa de compañías que operan ilegalmente en o con asentamientos israelíes en tierras palestinas robadas, y desarrolle esta lista como lo solicitó el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en marzo de 2016”, afirmó el co-fundador del BDS, Omar Barghouti.

“Si se implementa adecuadamente, esta base de datos de las Naciones Unidas de empresas que son cómplices de algunas de las violaciones de derechos humanos de Israel puede augurar el comienzo del fin de la impunidad criminal de Israel”.

Ver: ONU pide explicaciones a 150 empresas con presencia en las colonias israelíes

Acerca del autor: Ali Abunimah, es activista del BDS, además es Co-Fundador de The Electronic Intifada, y autor de One Country: A Bold-Proposal to End the Israeli-Palestinian. Sus opiniones en Twitter y en Facebook.

Fuente: UN takes first step to end Israel’s impunity

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Ali Abunimah, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org