Israel se burla del mundo y aprueba otras 900 viviendas en Al-Quds

Desoyendo las condenas mundiales, Israel aprueba la construcción de otras 900 viviendas y ordena demoler varias casas palestinas en Al-Quds (Jerusalén).

De acuerdo con la información aportada el martes por la agencia palestina de noticias Maan, el llamado comité de planificación y construcción de Jerusalén ha concedido la aprobación de la edificación de 900 nuevas unidades de viviendas en los ilegales asentamientos dentro de la referida ciudad ocupada.

En concreto, el plan prevé la construcción de 355 apartamentos en el asentamiento de Gilo, en el sur de Al-Quds, 250 en Ramot (norte), 220 en Neve Yaakov (norte), así como otros 116 apartamentos en Pisgat Zeev (norte), agregó el medio palestino.

Entretanto, las autoridades del régimen de Tel Aviv han procedido a autorizar otro acto ilegal contra la población palestina en Al-Quds; ordenando la demolición de seis casas palestinas, fundadas por organizaciones europeas en el vecindario beduino de Yabal Al-Baba, sita en el este de la urbe.

El portavoz de la comunidad beduina, Atalá Muzara, dijo a Quds Press que las autoridades israelíes, acompañadas por militares de este régimen, irrumpieron el lunes en el aludido barrio y entregaron órdenes administrativas de demolición a varias familias palestinas.

Según recogió Middle East Monitor (MEMO), las órdenes forman parte de un plan israelí de limpieza étnica, conocido como proyecto E1, que se ha puesto en marcha a favor de la expansión de los asentamientos ilegales.

 

Unos 570.000 colonos israelíes viven en 120 asentamientos ilegales construidos en territorio palestino, en Cisjordania y Al-Quds. La comunidad internacional considera “ilegales” estos asentamientos, además de denunciar las políticas expansionistas de Israel.

Con respecto al aumento de la edificación de viviendas israelíes tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, el gobernador de Al-Quds nombrado por la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Adnan al-Huseini, denunció que se trata de “una colonización”. “No puedes decir que construyes jardines mientras privas a la gente de una casa en la que vivir”, criticó.

mjs/ktg/krd/msf