Un niño palestino de la ciudad de Beit Furik en Naplusa sobrevivió a la muerte el miércoles después de que colonos judíos lo secuestraran y torturaron dentro de su asentamiento.

Bashar Ghazal, de ocho años, fue encontrado en el asentamiento ilegal de Itamar, esposado y herido como resultado de su exposición a la tortura severa a manos de colonos extremistas.

Las fuentes añadieron que el ejército de ocupación israelí entregó al niño a la oficina de enlace de la Autoridad Palestina el miércoles por la noche, afirmando que los colonos brutalmente torturaron al niño y quemaron su piel con plástico fundido.

El niño, que no puede hablar, fue reportado desaparecido por su familia en la mañana después de que su padre murió.

 

│ Diario Palestina Libération ©2016 Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved. Palestina Libération Media Group

Categories: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *