Una joven palestina de Gaza sirve el té en su casa durante uno de los regulares cortes de electricidad. Israel y Al Fatah acordaron recortar el suministro a la Franja. REUTERS/Ibraheem Abu Mustafa

 

Israel ha aprobado la reducción del suministro eléctrico a Gaza a petición del presidente palestino, Mahmud Abás, una decisión que ha sido duramente condenada por el movimiento islamista Hamás, que controla la Franja.

 

Lo informó ayer la radio militar israelí, que señaló que la población que contaba hasta ahora con cuatro horas diarias de energía eléctrica pasará a tener suministro solo por tres horas diarias. La única central eléctrica en el enclave palestino a orillas del Mediterráneo se tuvo que cerrar hace dos meses por falta de combustible.

Una parte de la electricidad que Israel suminIstraba a Gaza era pagada por la Autoridad Nacional palestina que preside Abbas, líder de Al Fatah, rival de Hamas. El mes pasado Abbas declaró que iba a detener los pagos de ese suministro. Tras esta situación figura la lucha de poder entre Al Fatah y Hamas, que hace diez años tomó el control de Gaza por la fuerza.

Comandantes militares israelíes temen que la reducción del ya escaso suministro energético a la Franja empeore la difícil situación humanitaria en el enclave, informan medios locales. La organización radical palestina expresó su posición respecto de esta decisión a través de un vocero, Abdul Latif Qanou.

Citado por el sitio palestino QudsPress, Qanou sostuvo que “la decisión (israelí) de reducir la corriente eléctrica en Gaza por pedido del presidente de la ANP, Abu Mazen (otro nombre de Mahmud Abás), tendrá un efecto catastrófico sobre todos los sectores de la vida, acelerará el deterioro de la situación y la explosión de la Franja”.

La crisis económica y energética en Gaza y el creciente aislamiento de Hamás, asfixiado por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en Ramala y con su aliado Catar perdiendo fortaleza, hacen cada vez más probable un nuevo enfrentamiento bélico entre las milicias de la franja e Israel.

“Hay un grave riesgo de que vuelva a haber una confrontación” armada, señaló a la agencia de noticias EFEÓfer Zalzberg, destacado analista del centro International Crisis Group, quien piensa que puede ocurrir antes de fin de año.

La situación no deja de empeorar, diez años después de la toma del control del territorio por el Hamas, cada vez más arrinconado y con poco margen de maniobra para mejorar las condiciones de vida.

Fuente: CLARÍN

Categories: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *