Una semana después de que un niño palestino de siete años resultara gravemente herido por una granada de gas lacrimógeno disparada por soldados israelíes en el distrito de Belén en Cisjordania, el chico ha tenido que ser hospitalizado de nuevo después de que el tratamiento que recibió dañara su tráquea, según ha declarado su padre a la agencia palestina Ma’an este domingo.

Los enfrentamientos se produjeron el pasado 21 de mayo en la ciudad de Al-Khader, cuando las fuerzas israelíes disparando balas de acero recubiertas de goma, granadas aturdidoras y latas de gas lacrimógeno hacia un grupo de palestinos, entre los que se encontraba un grupo de niños que se dirigían a casa al salir de la escuela, cuando Hasan Ahmad Issa fue golpeado en la nuca con un recipiente de gas lacrimógeno, quedando inconsciente.

El portavoz del ejército israelí no respondió a la solicitud de declaraciones sobre el incidente en ese momento.

Hasan fue llevado en primera instancia al hospital Al-Yamamah en Al-Khader, y más tarde al hospital gubernamental Al-Hussein de Beit Jala y finalmente al hospital de la Sociedad Árabe de Belén en Beit Jala, donde fue tratado por una fractura de cráneo y se sometió a una cirugía de sangrado interno en la cabeza.

La lesión requirió 13 puntos de sutura, según indica su padre, Ahmad Issa.

Una radiografía inmediatamente después de la cirugía mostró que la condición de Hasan era estable, y otra prueba de diagnóstico por imagen confirmó el viernes que el niño se había recuperado de la lesión en la cabeza y que no sufría daños cerebrales. Permaneció en el hospital hasta el martes.

Sin embargo, Ahmad dijo que poco después del regreso de Hasan, la familia notó que el niño tenía dificultades para respirar, por lo que lo llevaron de regreso al hospital de la Sociedad Árabe de Belén el jueves.

Hablando por teléfono desde el hospital de Shaare Zedek, Ahmad dijo a Ma’an que los médico le explicaron que el tubo respiratorio que fue insertado en la tráquea de Hasan en el hospital al-Yamamah en Al Khader -su primer punto de tratamiento- lesionó la tráquea del niño, generándole los problemas que ahora le aquejan.

Los médicos de Shaare Zedek le dijeron a Ahmad que Hasan necesitaría permanecer en la UCI hasta el jueves 1 de junio, cuando se someterá a una cirugía para reparar el daño causado a su tráquea.

Middle East Monitor

Categories: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *